Los vitrales de la iglesia de San Lamberto fueron realizados en  1999. En total fueron 8 vidrieras compuestas en 6 óculos, uno a modo de rosetón situado en la fachada principal y dos claraboyas situadas en el techo a dos vertientes.

Fueron diseñadas utilizando la técnica de la acuarela. Se obraron en el taller de Cristacolor de Zaragoza. Se utilizaron vidrios antiguos y de catedral sin grisallas.

La temática, de los vitrales, se desarrolló entorno a la vida de San Lamberto, y también  participaron de elementos de conexión con la antigua iglesia de Miralbueno.

 

Ubicación:

C/ del Pilón (ZARAGOZA)